VUELTA A LA RECTIFICACION

El Gobierno rectifica en su plan de eliminar de manera «paulatina» la reducción por tributación conjunta en el IRPF tras las duras críticas recibidas por parte de la oposición en víspera electoral y asegura que esperará al dictamen de los expertos de la reforma fiscal y evaluará «la medida sin incrementar la carga fiscal de las familias».

El ejecutivo había incluido esta medida en el Plan de Recuperación enviado el viernes a Bruselas al considerar que «genera un desincentivo a la participación laboral del segundo perceptor de renta», que suelen ser mujeres. Esta medida, adelantada por El País, se quería adoptar mediante el establecimiento de un régimen transitorio.

Esta medida, que suponía la supresión de la reducción fiscal que disfrutan los matrimonios que declaran conjuntamente el IRPF y que alcanza los 3.400 euros, había sido solicitada por la AIReF en un informe publicado el verano pasado, en el que vinculaba el beneficio fiscal con la desigualdad entre hombres y mujeres

La reducción en la base imponible del IRPF por tributación conjunta asciende, en el caso de unidades familiares integradas por ambos cónyuges, a 3.400 euros, y en las monoparentales, a 2.150 euros. Dos millones de hogares se benefician de esta exención y su coste supone alrededor de 1.000 millones al año.

La Agencia Tributaria prevé recibir en la campaña de la renta de 2020 casi 3,5 millones de declaraciones conjuntas, un 7,1% menos, una tendencia a la baja que se mantiene desde hace años ya que esta reducción se aplica principalmente en caso de que uno de los cónyuges no trabaje.

La propuesta está recogida en el Plan de Recuperación que el Ejecutivo liderado por Pedro Sánchez ha enviado a la Comisión Europea para su visto bueno.

El planteamiento está enmarcado dentro de las políticas de igualdad, como incentivo para fomentar la incorporación al trabajo de las mujeres.

La reducción fiscal beneficia a los hogares en los que sólo una persona de la pareja es receptor de rentas o la del segundo miembros es muy baja. Esta situación la suelen ocupar las mujeres, y el planteamiento profundiza en la desincentivación de su entrada al mundo laboral.