RETRASO PAGO FACTURAS

Retraso pago facturas

En el primer semestre de 2021 se ha puesto de manifiesto una de las consecuencias de la pandemia: la morosidad y el alto coste que supone para las empresas la financiación del retraso del pago de las facturas.

Durante los primeros seis meses de 2021 casi 7 de cada 10 facturas emitidas registraron retraso en su pago, exactamente un 68,7% de las facturas. Y este retraso supuso un coste de financiación para las empresas que, en el primer trimestre del año, último dato registrado, se situó en los 1.472 millones de euros, una cifra un 3,5% por encima del nivel del primer trimestre del ejercicio anterior y la más alta desde 2013, cuando el coste financiero alcanzaba casi los 2.000 millones de euros.

La morosidad inició 2021 con un fuerte aumento del Periodo Medio de Pago (PMP) a nivel nacional. Es decir, con un aumento significativo de los retrasos en las facturas. Entre el cuarto trimestre del 2020 y el primero de 2021, el PMP creció en 5,6 días hasta alcanzar los 87,8 durante el primer trimestre del año, registrándose la variación al alza más alta de la serie histórica. Sin embargo, el segundo trimestre y la reactivación de la actividad trajo un leve impulso en el pago de la deuda comercial retrasada, lo que hizo descender el Periodo Medio de Pago hasta los 81 días.

Por tamaño empresarial

La morosidad supone un grave deterioro en la cuenta de las empresas sobre todo en un momento como el actual en el que sufren todavía más la falta de liquidez. Por este motivo, desde la Confederación se observa con preocupación cómo las restricciones crediticias derivadas tras la pandemia pueden dificultar todavía más el pago de la deuda comercial especialmente en empresas de menor tamaño.

La demora en el pago de facturas incide especialmente en las empresas de menor tamaño, que tienen menor acceso al crédito y que sufren más especialmente la morosidad al ser proveedores, en muchas ocasiones, de otras compañías con mayor tamaño.

Periodos Medios de Pago por tamaño de empresa
(días; 2T 2019, 2020 y 2021)

Fuente: Afi a partir de CESCE

El comportamiento que ha registrado la morosidad en este primer semestre del año es preocupante por el fuerte incremento que registró en el primer trimestre, pero especialmente por el grave aumento de morosidad que se registra entre las grandes empresas durante el segundo trimestre del año.

Las empresas de más de 250 trabajadores es el único segmento que arroja un fuerte incremento de los plazos de pagos medios, subiendo en 7,3 días en tan solo un trimestre hasta los 73,4 días. La facilidad de negociación con proveedores que tiene este segmento empresarial junto al acceso a la financiación suele facilitar que registre el PMP más bajo, no obstante, el alza del segundo trimestre la acerca de forma considerable al plazo de pago de la microempresa que registra 75,8 días de media de retraso.

Las microempresas redujeron en el segundo trimestre de este año el Periodo Medio de Pago (PMP) hasta los 75’8 días, frente al 77’8 días del segundo trimestre de 2020. Por su parte, las pequeñas empresas redujeron en un 0’6% su PMP, 81’3 días frente a 81’9 en el mismo período de 2020 y las medianas empresas pasaron de 85’8 días en el segundo trimestre de 2020 a 84 días en el mismo período de este año.

Por rama de actividad

Por rama de actividad, la construcción y promoción, junto con el sector textil se posicionan como las actividades con mayores retrasos en el pago, alcanzando los 101,5 y 88,3 días de periodos medios de pago, respectivamente. El único aumento significativo lo presenta el sector papel y artes gráficas (+1,7 días).

Periodos Medios de Pago por sector de actividad
(días; 2T 2019, 2020 y 2021)

Fuente: Afi a partir de CESCE

Por el contrario, los sectores de distribución alimenticia y agroalimentario presentan los mejores resultados con 64,9 y 72,5 días, respectivamente, mientras que son los sectores de plásticos y de distribución alimenticia registran los mayores descensos en sus PMP, en magnitudes cercanas a los 6 días. Cabe destacar que, de manera generalizada, los sectores manufactureros están mostrando una resiliencia importante a la crisis sanitaria.

Coste de la morosidad

La morosidad provoca también un gran coste financiero para las empresas que se suma a sus costes habituales y que sufre especialmente las micro y pequeñas empresas y que las hace menos competitivas en comparación con el resto del tejido empresarial.

En el primer trimestre de 2021, último dato disponible, alcanzó los 1.472 millones de euros, una cifra 3,5% superior a la registrada en el mismo período del año anterior. En el primer trimestre de 2021, la deuda comercial se incrementó un 3% con respecto al mismo trimestre de 2020.  En total, 241.577 millones de euros sufre retraso de pago de un total de 351.610 millones, una cuantía un 0,9% mayor que la del anterior ejercicio.

Coste financiero de la morosidad
(millones de €, y % var. i.a.; IT21-IT20)

Fuente: Afi a partir del BdE, CESCE e Informa

Respecto a las diferencias por comunidades autónomas, donde más se incrementó la morosidad empresarial -en términos interanuales- fue en la Comunidad Valenciana (+2,3 días), la Comunidad de Madrid (+1,8 días), y Extremadura (+1,7 días). Aunque el aumento en la Región de Murcia ha sido menor (+0,5 días), la comunidad autónoma se sitúa como la región con el PMP más alto del conjunto nacional, alcanzando los 96 días, siendo además la única comunidad que supera la barrera de los 90 días.

Por otro lado, Aragón (62 días), Castilla y León (69 días) y Cataluña (73 días) presentan los datos de PMP más bajos, en línea con lo observado durante el conjunto del año 2020. Estas comunidades reducen su periodo de pago entre seis y nueve días, lo que contribuye a ampliar las brechas de demora entre las regiones españolas. Las regiones que mayor descenso presentan son Ceuta y Melilla (-12,4 días), las Islas Baleares (-12 días) y Aragón (-9,6 días).