EMPLEADOS: EMBAJADORES DE LA MARCA

Empleados embajadores de marca

Los líderes corporativos recurren cada vez más a los empleados para ayudar a llegar a sus partes interesadas; después de todo, los empleados son vistos, a menudo, como los portavoces más confiables de las organizaciones y tienen más plataformas que nunca a su disposición para compartir su mensaje.

Los empleados tienen el poder de ser los mejores partidarios de una empresa o sus peores detractores. Es probable que hayas leído publicaciones positivas de empleados en LinkedIn celebrando los valores de su empresa, el compromiso con los empleados u otros éxitos comerciales, y seguramente también hayas leído críticas y experiencias negativas en sitios como Glassdoor y las redes sociales que algunos empleados comparten.

Frente a este entorno, los empleados son un componente esencial de cualquier estrategia de marketing y comunicación. Los líderes corporativos involucran a los empleados de diversas maneras, desde la creación de programas formales de defensa de los empleados hasta la provisión de pautas generales para que los empleados las sigan al compartir cualquier cosa relacionada con su organización. Estos programas vienen en una variedad de formas y tamaños, pero comparten un objetivo común: equipar a los empleados para que sirvan como una extensión de los esfuerzos de marketing y comunicación y aprovechar su perspectiva única dentro de la organización para involucrar a las audiencias objetivo de manera más efectiva.

Audiencias externas

Uno de los «casos de uso» más comunes y conocidos de los empleados como comunicadores es el embajador de marca o embajador de las redes sociales. Estos empleados son cuidadosamente identificados y llamados a servir como comunicadores a audiencias externas. Publican noticias o anuncios de la empresa en LinkedIn, dirigen sus redes a oportunidades de reclutamiento y eventos que se presentan online, o incluso responden a los comentarios de los clientes en diferentes plataformas o páginas de reseñas.

Con estos programas, los líderes de marketing deben equilibrar el suministro de autonomía a los empleados para usar su voz auténtica al compartir información y asegurarse de que sus comunicaciones se ajusten a las pautas de la marca. Por esta razón, muchas organizaciones mantienen un pequeño grupo de embajadores para que puedan monitorizar las conversaciones online de manera más efectiva sin proporcionar a todos los empleados puntos de conversación obsoletos que parecen no auténticos y genéricos. Hay una gran cantidad de plataformas tecnológicas disponibles para ayudar a administrar este tipo de programa de embajadores de marca.

Audiencias internas

Otra tendencia creciente en los programas de embajadores de empleados es posicionar a los empleados para que sirvan como una extensión de los esfuerzos de comunicación interna de una organización. Estos programas pueden tomar la forma de promotores del cambio o embajadores de la cultura para ayudar a que las iniciativas organizativas cobren vida para sus compañeros de trabajo. Alternativamente, los trabajadores que forman parte de grupos de recursos para empleados podrían desempeñar un papel similar al amplificar los mensajes del nivel corporativo o liderar a otros colegas en discusiones y actividades en torno a iniciativas de diversidad, equidad e inclusión. Cualquiera que sea la forma que adopten estos programas internos de embajadores de empleados, los líderes de marketing y comunicación deben investigar formas de equipar a los empleados para que activen sus propias redes con la comunicación entre pares.

Empleados embajadores inversos

Una tercera forma en que los líderes involucran a los empleados como embajadores es equipar a los empleados para que sirvan como sus «ojos y oídos» y recopilen comentarios de las partes interesadas. Estos llamados empleados embajadores inversos pueden tomar la forma de un panel de empleados que brindan retroalimentación periódica durante los grupos focales, o pueden brindar retroalimentación informal de sus pares sobre iniciativas importantes como la campaña de regreso a la oficina. Estos colegas se convierten en una fuente invaluable de retroalimentación cualitativa, complementando o reemplazando potencialmente el envío de otra encuesta para todos los empleados.

Mantener el compromiso de los embajadores

Después del lanzamiento inicial de un programa de embajadores, las empresas luchan por mantener a los empleados interesados y comprometidos. Para evitarlo, los líderes deben aclarar tanto las expectativas de los empleados como los beneficios que recibirán al participar. Al ser francos sobre el compromiso de tiempo y energía que se les requiere, los líderes pueden ayudar a los empleados a integrar su participación como embajadores en sus responsabilidades laborales diarias. Al mismo tiempo, será más probable que los empleados sigan comprometidos si conocen los posibles beneficios de la participación, como el acceso a la alta dirección, la compensación monetaria u oportunidades de desarrollo de liderazgo.

Fuente: cepymes