CAUSAS DE DESPIDO

Despedir a un trabajador es una de las acciones más difíciles que puede tener que realizar un jefe o empresario. El despido consiste en la finalización de una relación laboral entre el trabajador y la empresa de forma unilateral, que lleva a cabo el empresario.

En nuestro país existen causas de despido objetivas que pueden afectar a uno o varios trabajadores. El despido puede ser procedente, improcedente o nulo. Se denomina procedente cuando es validado por un juez; improcedente, cuando las causas no están justificadas; o nulo, cuando el despido vulnera los derechos del trabajador.

Como empresario, es muy probable que conozcas ya los tipos de despido que existen, que son el objetivo, disciplinario y el colectivo, pero, ¿conoces las causas que los pueden provocar? Te lo contamos.

PRINCIPALES CAUSAS DE DESPIDO OBJETIVO

Estas son las principales y más frecuentes causas de despido:

  1. Absentismo laboral: Las faltas de asistencia continuadas y la falta de puntualidad del trabajador son una de las causas más comunes de despido en las empresas. Para despedir al trabajador en este supuesto objetivo, la empresa debe probar que las faltas de asistencia del trabajador a su puesto de trabajo son el 20% de las jornadas durante dos meses consecutivos o del 25% en cuatro meses discontinuos durante un año. Se cuentan también las faltas justificadas.
  2. Violencia verbal o física a compañeros o superiores:En este caso se trata de un despido disciplinario dado por una falta grave por parte del trabajador. El mobbing, incluido también en las redes sociales, a compañeros y/o superiores de la empresa por razones de sexo, discapacidad, edad, orientación sexual, religión o raza, entre otros motivos, también se trataría como un despido disciplinario.
  3. Descenso pronunciado y voluntario del rendimiento laboral: Cuando en una empresa los procesos están sometidos a un control elevado es fácil probar que un empleado ha descendido de forma voluntaria su rendimiento, pero la mayoría de las veces demostrarlo es complicado.
  4. Indisciplina y desobediencia: Es un caso de despido disciplinario dado por una falta grave de trabajador. Generalmente se da entre trabajadores y mandos superiores por causas de descontento mal gestionado que terminan en conflictos graves.
  5. Vulneración de la buena fe contractual: También es un despido disciplinario y se da cuando se produce un abuso de confianza por parte del empleado. Los casos más comunes son cuando el trabajador dedica su jornada laboral para entrar en webs que nada tienen que ver con su trabajo, o realizar llamadas o gestiones personales de forma continuada.

Gestión del despido

En caso de despido objetivo, el trabajador deberá ser avisado con una antelación mínima de 15 días. En un caso así, el trabajador tiene derecho a una indemnización de veinte días por año trabajado, con un tope de catorce mensualidades.

En el despido disciplinario procedente, el trabajador no recibe ninguna indemnización.

 

Ir arriba