AUMENTAN LOS DIAS POR PATERNIDAD

Permiso de paternidad

El permiso de paternidad es retribuido al 100% e intransferible y las cuatro primeras semanas posteriores al momento del parto deberán ser disfrutadas de forma ininterrumpida por ambos progenitores.

El pasado mes de abril entró en vigor la ampliación del permiso de paternidad a través  del Real Decreto-Ley 6/2019 de medidas urgentes para garantizar la igualdad de trato y oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación aprobado por el Gobierno de Pedro Sánchez, dando lugar a que a partir de este 1 de enero, el padre cuenta con 12 semanas de permiso por el nacimiento de su hijo o hija, cuatro semanas más que en el 2019.

De las 12 semanas de permiso, las cuatro primeras serán disfrutadas de manera ininterrumpida inmediatamente después del nacimiento; mientras que las ocho semanas restantes podrán ser disfrutadas de forma interrumpida y hasta que el hijo o hija cumpla el primer año de vida.

Coste de 336 millones de euros

Esta ampliación del permiso de paternidad costará 336 millones de euros más a las arcas del Estado, según el Plan Presupuestario que el Gobierno remitió el pasado 15 de octubre a Bruselas.

Ya en la Memoria del Análisis de Impacto Normativo sobre el Real Decreto Ley el Gobierno hizo una estimación del coste de esta medida y, según este análisis, el coste global de este permiso y del de maternidad supondrán al Estado un total de 705 millones anuales, y a las empresas unos 166 millones por las cuotas empresariales.

Como consecuencia de la entrada en vigor de este decreto, el pasado mes de abril el permiso de paternidad pasó de durar cinco semanas a durar ocho. Esta ampliación, según  el Plan Presupuestario remitido a Bruselas, fue cifrado por el Gobierno en 252 millones de euros. Según el análisis del Gobierno, la extensión del permiso iba a implicar para el Estado un coste total de las prestaciones por maternidad y paternidad de 226 millones, y para las compañías unos 53 millones.

El permiso de paternidad se irá ampliando de forma progresiva: en 2019 se elevó a ocho semanas, queda en doce durante el 2020, y se elevará a 16 semanas en 2021, igualándose así al de maternidad. En la Memoria del Análisis de Impacto Normativo sobre el Real Decreto Ley se estima que el gasto por estas prestaciones se eleve hasta los 1.107 millones de incremento en 2021 y hasta los 261 millones para las empresas.

Cuando los permisos estén equiparados entre ambos progenitores, las seis primeras semanas posteriores al parto serán obligatorias e ininterrumpidas y las diez restantes que tendrá cada progenitor serán a distribuir hasta que el bebé cumpla un año.

Según las estadísticas del Ministerio de Trabajo, hasta septiembre de 2019 se han registrado 120.973 prestaciones de maternidad y 150.750 de paternidad. Es evidente que hay más hombres que mujeres cobrando esta prestación, algo que se puede achacar a que ellos tienen mayores tasas de empleo y ocupación, por lo que pueden cumplir los requisitos para acceder a la prestación más fácilmente que las mujeres.

Por otro lado, el número de excedencias ha aumentado un 4,8% respecto a septiembre de 2018. En el caso de las percibidas por mujeres han crecido un 3,99% y en las de hombres un 12,12%.

Para poder solicitar el permiso de paternidad, es necesario estar afiliado y dado de alta en la Seguridad Social. El padre debe tener cubierto un período de cotización de 180 días dentro de los 7 años inmediatamente anteriores a la fecha de inicio del período de suspensión o, alternativamente, 360 días cotizados a lo largo de su vida laboral, con anterioridad a la mencionada fecha.

Ir arriba