OFERTAS LABORALES FRAUDULENTAS. HAY QUE SER RUIN

Ofertas laborales fraudulentas
Uno de cada cinco parados españoles, en concreto el 20,2%, ha recibido alguna oferta laboral fraudulenta en la que le han pedido dinero para entrar en un proceso de selección o conseguir un empleo, según un estudio de Adecco, en el que se afirma también que el 12,4% de los desempleados ha pagado o estaría dispuesto a hacerlo para tener trabajo.

La exigencia de dinero no es la única estafa que rodea a las ofertas falsas de empleo, según Adecco, que añede que este tipo de ofertas están especialmente diseñadas para obtener información financiera o personal del candidato, que posteriormente será revendida a un tercero.

El estudio destaca que la crisis y la escasez de ofertas provocó que surgieran muchas estafas laborales, especialmente en Internet. Con la recuperación, esta tendencia se ha consolidado y se ha detectado una nueva campaña masiva de ofertas laborales fraudulentas.

Las estafas más habituales son las que solicitan llamadas a un telefóno de tarificación adicional, el envío de SMS, cursos formativos para los que se pide dinero, la venta piramidal, y el ‘scam’.

Ésta última es una modalidad de estafa que utiliza el correo electrónico para divulgar ofertas fraudulentas y consiste, básicamente, en emplear al trabajador para, sin su concoimiento, blanquear dinero a través de transferencias bancarias.

Adecco advierte de que la falta de información clara sobre la oferta laboral, el contrato, los servicios ofrecidos y las contrataciones ‘on line’ o a través del teléfono puede ser indicativo de que la oferta es falsa.

Ante la sospecha, la compañía de recursos humanos aconseja no responder y no clicar en los enlaces que aparecen en el correo electrónico ni en archivos adjuntos. Lo más importante, añade, es no facilitar ningún tipo de información bancaria ni efectuar pagos.

En caso de detectar una posible oferta falsa o ser víctima de una estafa laboral, Adecco recomienda contactar con la Agencia Española de Protección de Datos si te han robado información personal, con la Oficina de Seguridad del Internauta o con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.