NOS RETRASAMOS PERO MENOS

Las empresas españolas registraron un retraso medio en sus pagos de 13,30 días en el cuarto trimestre de 2018, según el estudio sobre comportamiento de pagos de las empresas en Europa, realizado por Informa D&B.

La media española se iguala con la media de las empresas europeas, y se sitúa como el cuarto país europeo con mayor demora. Portugal es el país con peor comportamiento del último cuatrimestre del año, con un retraso medio de 31,01 días, retrasándose 5,81 días más que hace un año.

A Portugal le siguen Italia y Reino Unido, con unas demoras de 18,39 días y 14,22 días, respectivamente, lo que ha supuesto un aumento de 0,41 días en el caso de Italia y de 0,02 días en el caso de Reino Unido.

Por debajo de la media europea se encuentra Francia, con 13,04 días, Bélgica que queda en una demora de 11,95 días, e Irlanda, con 11,38 días de retraso.

En el otro extremo, los Países Bajos y Alemania son los países con una menor dilación sobre las fechas pactadas para hacer efectivas sus facturas, con unos retrasos medios de 3,88 días y 6,68 días, respectivamente.