MOROSIDAD EN TIEMPOS DE PANDEMIA

PREVENIR LA MOROSIDAD EN TIEMPOS DE PANDEMIA

Hay algo que preocupa tanto a empresas como a profesionales autónomos es la morosidad de los clientes. En este sentido, la prolongación de los pagos o la falta de ellos puede suponer un grave problema en la tesorería, además de restar rentabilidad y competitividad en cualquier empresa.

Al mismo tiempo, la morosidad de los clientes suele conllevar dificultades en el pago a proveedores y acreedores. Por lo tanto, la prevención de la morosidad es algo prioritario en la gestión empresarial.

A continuación, te ofrecemos algunas claves que te pueden ayudar a eliminar o, por lo menos, reducir este problema.

Garantías reales

Se trata de ofrecer algo en garantía que, en caso de impago, su valor pueda satisfacer el pago de la deuda.

Garantías personales

Se basa en solicitar fianzas o avales para reforzar tu confianza, habiendo una tercero que responde en caso de deuda. A veces, cuando se implica una sociedad de garantía recíproca, el tercero se encarga de que la llevanza de las finanzas sea la adecuada.

Estudio de la morosidad en el sector

La morosidad de los clientes varía de sector a sector. Te puede servir como información lo estudios realizados y estadísticas que muestran la morosidad con las entidades de crédito que tiene cada sector.

Estudio de los ratios financieros del cliente

Cuando vas a establecer una relación a largo plazo o firmar un contrato importante es imprescindible tener un análisis de las finanzas del cliente para poder valorar los siguientes ratios:

  • El ratio de estabilidad, para saber si tu cliente dispone del suficiente fondo de maniobra.
  • El ratio de liquidez, que te indica si el cliente cuenta con una buena gestión financiera y de tesorería.
  • El de garantía, necesario para poder prever la posibilidad de impago, y si esta es elevada o reducida.

Asesoramiento jurídico ante determinadas condiciones o cláusulas

Es aconsejable que tu abogado o gestor estudie y detecte si las condiciones de pago son abusivas. Estas lo serán cuando no te ofrezcan las mismas condiciones que a otros proveedores similares a ti, exigiéndote plazos de pago superiores.

Lazos a largo plazo

Tus clientes habituales lo son porque han encontrado en tu empresa algo que es difícil de sustituir. Por eso mismo, tienen más que perder cuando se deteriora la relación. Por lo tanto, lo lógico es que sean puntuales en sus pagos. Encontrar una buena cartera de clientes estables puede ayudar a restringir la morosidad.

Intervención de entidades de crédito

Las entidades de crédito facilitan las relaciones con clientes desconocidos o sobre los que tienes dudas. En el comercio exterior, por ejemplo, el crédito documentario refuerza la confianza entre las partes. Lo mismo sucede con los avales bancarios.

Uso de la tecnología para la prevención de la morosidad de los clientes

Existen servicios web basados en tecnologías como el big data o la inteligencia artificial, que te ofrecen algo más que un análisis financiero. Utilizan múltiples variables para descubrir patrones ocultos de morosidad, ofreciendo a los usuarios Los usuarios una mejor orientación acerca de la capacidad de los clientes para cumplir en plazo.