POR MAS QUE SE EMPEÑEN NOS ENGAÑAN!!

La recuperación económica no puede con la deuda

La pregunta que deberíamos hacernos es: si la economía española se recupera, ¿por qué sigue subiendo la deuda pública? En un contexto de crecimiento económico como el actual, con una tasa de crecimiento del PIB del 3,2% en 2016 y probablemente en torno al 3% este año, no somos capaces de amortizar deuda.

No podemos olvidar que antes del comienzo de la crisis, en el año 2007, la deuda pública de nuestro país ascendía a 384.000 millones de euros, equivalente al 35,5% del PIB. Hoy esta cifra suena a ciencia ficción. Parece que nos hemos acostumbrado a que lo normal es deber más de un billón de euros, y no es así.

Ya en otras ocasiones, tanto a principios de la década de 1880 como a comienzos de 1900 la deuda superó el 100% del PIB y, sin embargo, nuestra economía fue capaz de recuperarse y de volver a valores más razonables. Perpe nos lo muestra en esta gráfica:

perpe

En alguna ocasión hemos comentado que la solución para reducir la deuda pública pasa inevitablemente por crecer. Sin crecimiento no se podrá reducir la deuda. Es un imposible. Sin embargo, crecemos y la deuda no mengua. Esto es así porque a pesar de que la pagamos, seguimos endeudándonos y provocando el efecto bola de nieve.

Es evidente que hay que contener el gasto público durante al menos una década si queremos reducir de una forma notoria la deuda pública. Crecimiento y contención de gasto forman la única ecuación que conseguiría que el ratio de deuda con respecto al PIB se rebaje poco a poco. De lo contrario, no quedaría más remedio que exponernos a una quita, lo cual tendría nefastas consecuencias para nuestro país.