EL CONTRATO DE CONFIDENCIALIDAD

Contrato confidencialidad

Un contrato de confidencialidad es necesario cuando tienen un producto nuevo, un servicio innovador, o una manera novedosa de fabricar o hacer algo que ya existe. Pero este tipo de contratos no solo se usan para proteger algún tipo de innovación, sino que también se utilizan para proteger cosas básicas de tu empresa, como por ejemplo tus clientes o tus contraseñas.

El contrato de confidencialidad ofrece una alta protección a todos los elementos que incluyas en él, de ahí que sea tan importante hacerlo. Si se incumple la confidencialidad del contrato, las sanciones pueden ir desde la más grave, que supone llegar a un proceso judicial, a la más leve, por así decirlo, que implica perder el puesto de trabajo.

A continuación, vamos a ver algunas de sus formas para que decidas si es necesario en tu empresa.

Cómo puedes adaptar un contrato de confidencialidad en tu empresa

Obviamente, este tipo de contratos es totalmente personalizable y puedes incluir todo los que consideres digno de protección. A continuación te damos algunos ejemplos:

  • Empleados: Tus empleados son una parte de la empresa en la que puedes aplicar este tipo de contratos. Algunos de tus empleados posiblemente tengan acceso a información comercial importante como estrategias, prototipos, softwares, etc. que quieras proteger ante un empleado que, por ejemplo, en un momento dado, deja de trabajar en la empresa.
  • Socios comerciales: Los acuerdos de cooperación a los que llegues con otras empresas pueden tener algunos riesgos en cuanto a información valiosa de tu empresa. En estos casos, un contrato de confidencialidad te puede ayudar a trabajar sin preocupaciones, ya que la información que otras empresas puedan llegar a conocer está protegida.
  • Inversores: Los inversores necesitan información delicada de tu empresa para conocer si es una buena opción para invertir. En este caso, la posibilidad de incluir un contrato de confidencialidad te ayudará a evitar posibles filtraciones de algunos datos de tu empresa que te aportan un valor añadido.

Qué debe contener un contrato de confidencialidad

El contenido que puede tener un contrato de confidencialidad es:

  • La información que quieres proteger.
  • El departamento o personas a los que les afecta el contrato. En el caso de los trabajadores de la empresa suele ir adjunto a su contrato de trabajo.
  • El periodo de tiempo que será válido. En el caso de un trabajador puede estar en vigor mientras esté trabajando en la empresa, o incluso cuando ya no se tenga ninguna relación, puede seguir siendo válido.
  • La penalización que tiene si se incumple este contrato. Puedes elegir entre colocar alguna específica o las que impone la ley. La sanción que elijas en ningún caso puede ir en contra de lo que diga la ley.