COSAS PARA LA QUE ES NECESARIO UTILIZAR UNA TARJETA

Si alguna vez te has preguntado si necesitas una tarjeta en tu día a día, la respuesta es muy sencilla: sí.

Son muchos los productos y servicios que, en la actualidad, ya no pueden abonarse o reservarse con dinero en efectivo. Desde reservar una habitación de hotel hasta contratar publicidad online, pasando por el alquiler de un coche o comprar un billete de avión.

Reservar habitaciones de hotel

Reservar el hotel para tu próximo viaje de negocios es un proceso cada vez más sencillo. En la mayoría de los casos, solo será necesario que aportes los datos de tu tarjeta para demostrar que ésta sigue activa, garantizarla y cumplir con las condiciones de cancelación que muy probablemente establece el establecimiento para acceder a descuentos. Es cierto que en muchas ocasiones los hoteles todavía permiten pagar con dinero en efectivo -e incluso con cheques- aunque, si ese es el caso, lo más probable es que tengas que dar tu número de tarjeta a modo de depósito por hipotéticos daños en la habitación. En caso contrario, tendrías que llevar en efectivo una cantidad de varios cientos de euros que probablemente superará el coste por habitación y noche para dejarla a modo de prenda.

Alquiler de coches

Algo similar ocurre cuando se alquila un coche. Las compañías de alquiler de no quieren poner en riesgo un vehículo valorado en varios miles de euros, especialmente cuando no se trata de un usuario habitual y registrado. Por esta razón te pedirán que proporciones los datos de tu tarjeta para bloquear una determinada cantidad que servirá como aval en caso de contratiempo. Todo ello sin olvidar que, en función de lo que hayas contratado con tu entidad bancaria, tendrás a tu disposición una serie de seguros asociados a tu tarjeta que harán tu viaje mucho más cómodo.

Al igual que en el caso de las habitaciones de hotel, algunas empresas de alquiler de coches dan la posibilidad de pagar con dinero en efectivo, aunque ello implicará dejar un elevado depósito por la misma vía con los inconvenientes que esto conlleva.

Dar a conocer tu empresa en redes sociales

Acabas de montar tu propio negocio y has cumplido el sueño de tu vida -ser tu propio jefe-, pero necesitas clientes. ¿Dónde está la gente la mayor parte del tiempo? Si tu respuesta son las redes sociales, vas por el camino correcto: un 91% de los internautas españoles tiene cuenta en alguna red social.

Ahora bien, ¿cómo aprovechar este mercado potencial? El dilema se encuentra en aprovecharlo correctamente y, resumiendo mucho, hay dos caminos: uno corto y otro un poco más largo y costoso. En el corto, tendrás que emplear todo tu ingenio e incluso contratar a alguien para que gestione la comunicación online de tu empresa, para poco a poco ir ganando seguidores que cuando compren podrán compartir -o no- lo buena que ha sido la experiencia.

El camino largo es mucho más efectivo, y permite a las pequeñas y medianas empresas seguir los pasos que durante décadas solo seguían las grandes multinacionales: comprar microespacios publicitarios en redes sociales que serán vistos por millones de personas. Estas herramientas permiten promocionar tu negocio llegando a millones de personas con poco presupuesto, a partir de 5 euros. Podrás abonar con tu tarjeta de empresa estas campañas publicitarias en las redes sociales más utilizadas.

Comprar billetes de avión

Muchas ferias y eventos de negocios importantes se celebran en la segunda mitad del año. Además, reservar los billetes con suficiente antelación puede suponer un ahorro de casi un 15% sobre el precio final.

Busques donde busques tus billetes de avión, ya sea en la propia web de la compañía, en agencias de viajes online o en comparadores especializados, necesitarás una tarjeta o al menos un medio de pago electrónico.

Abonarte a una plataforma de contenidos

Muchas empresas necesitan mantenerse informadas sobre lo que ocurre a su alrededor, por ello, las agencias de noticias o las plataformas de contenidos son grandes aliados para recibir esa información rápidamente. La fórmula más sencilla de abonar la suscripción a los servicios que necesitas consiste en facilitar tu número de tarjeta y todos los meses, el precio será descontado cómodamente de tu cuenta sin tener que hacer nada más.

El uso de la tarjeta para estos cinco casos se convierte en una manera segura, rápida y sencilla de despreocuparte en tus gestiones.