La guerra bancaria por las captaciones crediticias

La apuesta de la banca por las pymes se refleja en las cifras. El Banco Santander concedió hasta septiembre 9.421 millones de euros, un 22% más que en 2014. Santander apoya la inversión, financiación y, con su programa Advance, la formación, internacionalización y digitalización de las empresas. Y ofrece la cuenta 123 Pymes, con bonificaciones entre el 1% y el 3% por domiciliar la nómina, etc., si es autónomo o pyme, factura más de 9.000 euros por trimestre y usa sus tarjetas.
Bankia también brinda un Pack Autónomos con cero comisiones durante seis meses; gestor personal y préstamos a la dinamización. La entidad facilitó 10.700 millones a este colectivo entre enero y noviembre de 2015, un 148% más que el año anterior. Y en pymes creció un 53%, hasta los 2.900 millones. El negocio empresarial supuso 13.000 millones, un 30% más.
“La evolución es positiva. Si bien la cartera de crédito total aún está cayendo –las nuevas formalizaciones no cubren las amortizaciones, básicamente en hipotecas–, los segmentos de empresa y consumo sí presentan crecimientos en el flujo de nuevo crédito y en las cifras de cartera”, constata.
CaixaBank se muestra optimista de cara a este ejercicio. “Esperamos que el crédito dirigido a las pymes mantenga en 2016 la evolución creciente de 2015. Confiamos en que se consolide, inicie un ciclo inversor y continúe el ánimo exportador”, apunta Luis Cabanas, director ejecutivo de banca de empresas. La firma tiene servicios de pago a proveedores, factoring, leasing o créditos a la exportación.
Y Popular subió la contratación nueva en 9.939 millones entre enero y septiembre de 2015, un 24% más que en 2014. Elevó un 11% el descuento comercial, un 54% el leasing, un 34% el factoring y un 31% el confirming.

Fuente: Cinco Dias