4 ESTRATEGIAS PARA INFLUIR EN TU PUNTO DE VISTA

Ser un líder no se trata de enseñar a tu audiencia, sino de influir en ellos con tu punto de vista.

Para transmitir habilidades de liderazgo, hay que tener la mentalidad de influenciar a tus oyentes al hablar, no de educarlos.

Para mejorar tu papel de liderazgo, puedes desarrollar estos cuatro hábitos de locución. En tu próxima charla o presentación, asegúrate de incorporarlos.

No solo des datos, conecta los hechos

Para tener impacto en la audiencia, necesitas mostrarles lo que significan los hechos. Sin ningún contexto, es posible que no comprendan su significado. Después de todo, es posible que algunos de ellos no estén tan íntimamente familiarizados como tú con la terminología correspondiente.

Como líder, no puedes suponer que tus oyentes tendrán tu nivel de conocimiento de temas específicos o tu comprensión de lo que los números significan para la empresa. Está en ti demostrar eso. Eso es lo que necesitas decirle a tu audiencia.

Habla desde el corazón, no desde un script

La preparación es esencial, pero si quieres que tus oyentes te vean como un líder, debes abandonar el guion. Cuando recitas palabras escritas, suenas robótico, y eso puede hacerte parecer soso y aburrido. Y no quieres eso.

Preparar y practicar una presentación sobre tu gran proyecto o idea y memorizarla a la perfección, es de esperar que reciba los siguientes comentarios: “Parecía demasiado ensayado, demasiado robótico”.

Actualmente, no encantarás a nadie con un guion perfecto. Debes ser sincero, honesto y convencer a la gente de que estás hablando desde el corazón. Es difícil parecer auténtico cuando estás leyendo un discurso preparado previamente, incluso si crees completamente en las palabras que dices.

Deshazte de la jerga técnica y usa un lenguaje sencillo y claro

Es posible que sientas la tentación de mostrar tu conocimiento técnico mediante un lenguaje complicado, pero esto tiende a matar la presencia del liderazgo, por lo que no lo hagas. En el mejor de los casos, parecerá confuso y, en el peor, parecerá arrogante. Ninguno de los resultados es ideal cuando deseas invocar la credibilidad como líder.

Como líder, ser claro y simple triunfa. Al usar un lenguaje sencillo y simple, podrás expresar tu punto de vista en la menor cantidad de palabras posible, y esto ayuda a magnificar el impacto de lo que estás diciendo.

Cuando se evita la jerga, es más probable que tu audiencia te vea como un comunicador claro, y esta es una cualidad crucial que debe tener un líder.

Usa imágenes para hacer que tu público se sienta inteligente

Cuando arrojas hechos y datos que la audiencia no comprende, los haces sentir tontos. Y es cuestión de hacer lo contrario: tu charla debería hacer que se sientan inteligentes.

¿Cómo haces eso? Al acompañar tu presentación con imágenes convincentes.

Cuando lo explica de esta manera, es fácil de entender. Volcar un montón de datos, uno tras otro, no tendrá el mismo efecto.

Como líder, quieres mostrarle a la gente que eres inteligente y conocedor del asunto, tema o cuestión. Pero recuerda, no es tu trabajo enseñar y capacitar a la gente (para eso están los gerentes). Debes hablar con el fin de influenciar e inspirar a tus oyentes, y eso comienza con asegurarte de que cada charla que des tenga un impacto significativo.