 MORITURI TE SALUTANT 

EL GOBIERNO PLANEA DEJAR SIN INCENTIVOS A LAS PEQUEÑAS EMPRESAS

Es uno de los grandes problemas de las economías del sur de Europa, y en particular de España: el tamaño de nuestras empresas es muy pequeño. Las empresas pequeñas pagan peores sueldos, tienen más posibilidades de quebrar en situaciones de crisis y no se pueden aprovechar de las economías de escala. Esa falta de “músculo empresarial” nos hace más vulnerables a las crisis y lastra nuestra recuperación.

Cabría pensar que las instituciones han de apoyar el crecimiento de las empresas, sin embargo en España llevan décadas haciendo lo contrario. Frecuentemente, los incentivos a las pymes no las ayudan a crecer, sino a estancarse en su tamaño. Si recortamos impuestos a las empresas con diez empleados o menos, por ejemplo, muy pocas tendrán incentivos para contratar al empleado número 11. En el país con la mayor tasa de paro del mundo desarrollado, se trata de una estategia cuando menos cuestionable.

Esto puede cambiar muy pronto. El Ministerio de Economía apuesta por eliminar los umbrales de facturación o número de empleados por debajo de los cuales las empresas tienen incentivos especiales. ¿Conseguirá el gobierno su objetivo de aumentar el tamaño medio de las empresas españolas?

Cuanto más pequeñas las empresas, menor la productividad de los trabajadores

Uno de los mensajes recurrentes a lo largo de la crisis es que los trabajadores españoles eran “poco productivos”, es decir, que generan poco valor añadido por cada hora de trabajo. Pero rascando la superficie, descubrimos que ese dato está fuertemente relacionado con el tamaño de la empresa. En empresas de igual tamaño, la productividad de un trabajador español es similar a la de un estadounidense. La gran diferencia es que, proporcionalmente, hay muchos más españoles que estadounidenses trabajando en pequeñas empresas.

OIT
Comparativa de productividad, sueldos y otras estadísticas entre empresas grandes y pequeñas / Fuente: Organización Internacional del Trabajo (ilo.org)
La mayor productividad de las grandes empresas no solo se traduce en frías cifras macroeconómicas, sino en mejores salarios para sus empleados: hasta un 50% mayores, según la Organización Internacional del Trabajo. Además, las grandes empresas también exportan más e invierten más en nueva tecnología, realimentando la economía. Los datos no engañan: hay una fuerte correlación entre el tamaño medio de las empresas de un país y su renta per cápita.

Las empresas pequeñas resisten peor las crisis

Las crisis económicas destruyen empleos en cualquier tipo de empresas, pero no con la misma intensidad. Las pequeñas empresas tienen más probabilidades de quebrar, y por tanto sus trabajadores están en una situación de mayor riesgo a la hora de conservar su empleo.

Destrucción de empleo en España según el tamaño de las empresas / Fuente: Círculo de Empresarios
Esto ha sido evidente en España a lo largo de los últimos años. Entre 2009 y 2015 se esfumaron uno de cada cuatro empleos en empresas pequeñas (de 10 a 49 asalariados). En comparación, en las grandes empresas (más de 250) se destruyeron solo el 6% de puestos de trabajo.

Que las crisis afecten más a las pequeñas empresas no es un problema exclusivo de España, obviamente. Sin embargo, comparativamente otros países desarrollados tienen menos gente trabajando en pequeñas empresas, reduciendo así el riesgo de pérdida de empleos. Por tanto, aumentar el tamaño de nuestras empresas es una forma de limitar el aumento del paro en futuras crisis.

¿Qué impacto tendrá esta medida si se lleva a cabo?

Según los cálculos del ministerio, si el tamaño medio de nuestras empresas coincidiese con la media europea, nuestro PIB sería un 3,5% mayor. Si siguiese creciendo hasta alcanzar el tamaño medio de las empresas británicas, sería un 7,5% mayor. Estas previsiones se justifican en el aumento de salarios, exportaciones e inversiones asociado a empresas de mayor tamaño.

Los datos de otros países apoyan este optimismo, pero hay que tener en cuenta que, comparando con el resto de Europa, España tiene muchas más trabas burocráticas. La medida de eliminar los umbrales privilegiados de las pymes no logrará que las empresas crezcan por sí solas si a la vez no se reducen las cargas administrativas.

La reforma del tejido empresarial es una de las grandes asignaturas pendientes de la economía española. Una vez acometidas reformas como las del mercado laboral y el sector bancario, el gobierno parece decidido a dejar de premiar a aquellas pequeñas empresas que decidan estancarse en su tamaño en lugar de crecer. No se conocen detalles de la propuesta, y una vez sobre la mesa, tendrá que pasar los trámites parlamentarios. Pero es un paso en la dirección correcta: no es casualidad que los países a quien más ha afectado la crisis hayan sido aquellos con las empresas más pequeñas.

Nota personal al artículo: Definitivamente los Iluminati se han instalado en el desgobierno Rajoy, claro como ellos tienen los mismos sueldos, o mayores que los políticos europeos, como ellos tienen un alto nivel de corrupción, evidentemente como también ellos gozan de privilegios que no los tienen otros gobiernos pues claro tenemos que ponernos a nivel europeo en todo, por eso comparan el tejido empresarial de europa con el nuestro y claro hay que tomar medidas…RAJOY VETE YA HOMBRE!! que no hay PEOR COSA QUE UNO DE DERECHAS HACIENDO POLÍTICAS DE IZQUIERDAS, cuando lo entendereis.